¿Qué hacer con los niños que se niegan a comer?

 

 

Los padres muchas veces, no sabemos qué hacer cuando nuestro hijo se niega a comer. Es cierto que el apetito no es algo común en todas las personas e incluso varía a lo largo de la vida de una misma persona, es importante conocer primero las necesidades del niño y después seguir algunos trucos y consejos para niños que comen mal.

Toma nota de estos consejos y ponlos en práctica cuanto antes. Trucos que harán felices a toda la familia. ¡Empezamos!

POSITIVIDAD ANTE TODO

Haz que las comidas se conviertan en una experiencia realmente positiva y agradable para todos. Es importante que no muestres tu frustración. Refuerza al niño felicitándole cuando come muy bien. Puede que tengas que pasar por alto algunas malas conductas para centrar tu atención en su buen comportamiento. Esto puede hacer que la hora de comer sea menos estresante para ambos. Recuerda relajarte si tu hijo se niega a comer e intenta forzarte a que prepares algo nuevo llorando o gritando. Si no reaccionas a sus rabietas pronto se dará cuenta que no tiene mucho sentido ese tipo de comportamientos.

COCINA CON LOS NIÑOS

Los niños adoran cocinar o en su defecto “guarrear” con la comida. Tareas sencillas como amasar, cascar un huevo o exprimir un limón les fascina. Participar en la planificación y preparación de la comida estimula su apetito y les hace ser más responsables.

RECOMPENSA GARANTIZADA

Crea un sistema de recompensas con carteles y pegatinas. Por lo general funcionan mejor a partir de los 2 años. Haz porciones absolutamente minúsculas y en un primer momento dale una pegatina sólo por probar los alimentos. La recompensa puede ser una tarde de juegos, cine o una visita a un parque de atracciones. Intenta que los objetivos sean semanales para que no lo vean demasiado lejano y pierdan el interés.

HAZ QUE LA COMIDA SEA DIVERTIDA

No llenes demasiado el plato de los niños. En general prefieren porciones más pequeñas de los alimentos, por lo que es una buena idea hacer mini hamburguesas con patatas paja, pequeñas piezas de coliflor o mini zanahorias y mazorquitas de maíz. Utiliza envases más pequeños como moldes individuales para que resulte atractivo y no se le haga pesado a la vista.

Si tu hijo aún es bebé y se está iniciando en la comida sólida, utiliza con alimentos frescos en lugar de tarros de comida procesada. Se acostumbrarán al sabor de los alimentos frescos y variados desde el principio

COMER EN FAMILIA

Siempre que puedas come en familia. Muchas veces los más pequeños comen mal como signo de rebeldía para llamar tu atención. Evita que la comida del niño sea el foco de atención e intenta centrarte en mantener una conversación familiar, puede ser realmente útil. Si hay que darle una lección mejor elegir otro momento.создание логотипа фирменногопиар инструментыиммиграции помощь

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Guía práctica para dar la bienvenida al otoño

El 23 de septiembre dará comienzo el otoño y con él se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *