¿La ropa ajustada puede incrementar el riesgo de infecciones vaginales?

Factores tales como el incremento de la temperatura, la sudoración, la humedad de los bañadores y los cambios en la dieta inciden en la aparición de infecciones vaginales e incluso urinarias, ya que favorecen el desequilibrio en el pH vaginal y, con ello, la proliferación de hongos y bacterias.

Para evitar esas molestas afecciones causantes de irritación y picor, tu mejor aliada es una adecuada higiene íntima, que te permita mantenerte limpia y fresca, pero sin alterar los microorganismos vivos que de forma natural conforman la flora vaginal y que te protegen de enfermedades tales como vaginosis bacteriana y vaginitis por hongos.

Pero no se trata solo de mantener un adecuado y oportuno aseo, pues el tipo de ropa que usas también es importante. Debes evitar aquellos tejidos que promuevan la sudoración y la humedad en tu zona íntima: la ropa ajustada y las telas sintéticas impiden una adecuada circulación de aire y, por lo tanto, producen un aumento de la temperatura y la sudoración, afectando el pH de tu vagina e incrementando el riesgo de infección.

 

EVITA LA HUMEDAD

Los pantalones de telas gruesas o elásticas, como vaqueros, no deben ser nuestra primera elección cuando nos enfrentamos a altas temperaturas, es más recomendable utilizar faldas o vestidos, porque permiten que el aire circule.  Tampoco pantalones muy cortos o muy ajustados que, junto al calor, mantienen húmedas las partes íntimas, formando el ambiente propicio para el desarrollo de hongos.

Muchas veces decidimos colocar el bañador bajo la ropa antes de ir a la playa o piscina sin preocuparnos por los efectos de ese material sintético en un área tan delicada. Lo recomendable es colocarlo antes de utilizarlo y cambiarse justo después del baño en la playa o piscina, evitando permanecer mucho tiempo con esta prenda mojada.

Debes procurar cambiarte, asearte y secarte muy bien, para luego vestir con ropa ligera y de tejidos transpirables, lo que te ayudará a mantenerte fresca y seca.

La ropa interior también es un elemento determinante: los ginecólogos recomiendan el uso de prendas de algodón y la elección de la talla adecuada, pues el uso de una talla menor a la que corresponde e incluso el tanga, además de evitar que el área respire, podrían facilitar el traslado de las bacterias del ano hacia la zona vaginal.

En situaciones de calor extremo, también se recomienda el cambio frecuente de ropa, así como después de la práctica de ejercicios, a fin de no permanecer demasiado tiempo en contacto con el sudor.

Ante el incremento del riesgo de infecciones vaginales durante las temporadas más cálidas del año (aumenta hasta un 50%), los profesionales sanitarios muchas veces aconsejan el uso de tampones probióticos para fortalecer las defensas vaginales.

Si tienes preguntas relacionadas con tu higiene y salud íntimas, o si notas alguna molestia como ardor, picazón o flujo vaginal anormal, no dejes de consultar con tu médico.  Existen tantos síntomas y tratamientos como diversidad de infecciones vaginales; lo primordial es mantenerse un paso adelante en la prevención, teniendo en cuenta factores de riesgo, medidas a tomar  y, por supuesto, las recomendaciones  de tu ginecólogo.ооо толковая реклама новороссийскRankscopes

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Cómo superar los excesos de Navidad

¿Aún te sientes pesada tras las Navidades? Te pones a pensar y...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *