La obsesión por comer sano

Seguir unos hábitos de vida saludables, en los que una dieta equilibrada y de calidad se combina con la práctica habitual de ejercicio físico, son dos de los pilares fundamentales para gozar de una buena calidad de vida, tanto a corto como a largo plazo. Sin embargo, mejorar la salud a través de la alimentación puede llegar a convertirse en una auténtica obsesión para muchas personas, llegando a condicionar gravemente su vida y con un impacto negativo en, precisamente, su salud.

Es lo que se conoce como ortorexia, un término que nace del griego orthos, ‘correcto’, y orexis, ‘apetito’ y que describe un trastorno del comportamiento alimentario que se caracteriza por una obsesión excesiva por la comida sana. De esta manera, la persona desarrolla un estricto control sobre los alimentos que ingiere y los componentes de los mismos, y procurará seguir una dieta basada exclusivamente en comida orgánica y vegetal, llegando incluso a evitar alimentos que hayan sido tratados con fertilizantes, pesticidas, o que contengan en su composición sal, colorantes artificiales, conservantes y grasas saturadas, por ejemplo. No es un problema aislado: según datos que maneja la Organización Mundial de la Salud, la ortorexia afecta a un 28% de la población de los países desarrollados, especialmente mujeres, adolescentes y deportistas, y su prevalencia podría ir en aumento en los próximos años.

A diferencia de la anorexia o la bulimia, la ortorexia no persigue una bajada de peso ni la reducción de la ingesta, sino que la obsesión se centra en la calidad de los alimentos y en creer que en ellos reside la solución definitiva para alcanzar una mejor salud, incluso como cura de un trastorno específico. No existe una dieta común a seguir en esta patología, si no que cada paciente deja de consumir lo que él mismo considera nocivo para su salud.

Precisamente, este es el principal riesgo para la salud de los pacientes que sufren de este tipo de trastorno. La supresión drástica y sin ningún tipo de justificación clínica de determinados alimentos puede situar a la persona en riesgo de malnutrición, lo que puede implicar pérdida de peso y de masa grasa y muscular, desnutrición, anemia, osteoporosis, carencias de vitaminas y minerales, e incluso depresión, ansiedad, y aislamiento social.

Tal y como indican diversos expertos, el número de casos de personas que presentan este trastorno alimentario se ha multiplicado en los últimos años, debido en parte a la presión mediática acerca de determinados alimentos ‘buenos’ y ‘malos’, que ha terminado por convertir la decisión de la elección de los alimentos en algo extremadamente complejo. Esta situación, sumada a la vulnerabilidad individual y a situaciones de estrés psicológico, genera el caldo de cultivo ideal para que este tipo de trastorno salga a la luz.

¿Cuáles son los síntomas de la ortorexia?

La ortorexia puede resultar difícil de reconocer en un primer momento. Sin embargo, determinadas pautas de conducta pueden ser síntomas de este trastorno:

  • Limitación drástica del consumo de determinados alimentos, tales como carnes rojas, huevo o lácteos, e incluso nutrientes como azúcares, gluten, lactosa y grasas
  • Demonización de alimentos como los anteriores, llegando incluso a criticar a quien los consume en su presencia
  • Preocupación de manera excesiva por la calidad de los alimentos, su origen y trazabilidad, más que por el placer de consumirlos
  • Excesiva planificación de los menús semanales y diarios
  • Dedicar más de 3 horas al día a pensar en una dieta sana
  • Sentimiento de culpa si se ‘salta’ una comida planificada
  • Aislamiento social por el tipo de alimentación, llegando incluso a evitar comidas sociales
  • Contar calorías de manera obsesiva, e incluso el número de veces que se mastica un alimento

определение тицтуризм медицинскийкуки что

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Convivencia en pareja sin sexo

Parejas hay de muchos tipos y hoy queremos poner el foco en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *