La Flora Intestinal Influye En Nuestro Estado De Ánimo

La flora intestinal no sólo afecta a nuestra salud física sino también a nuestro estado emocional según un estudio publicado en Psychosomatic Medicine: Journal of Behavioral Medicine.

Cada vez son más numerosas las investigaciones científicas que muestran que existe una conexión real entre el cerebro y la flora intestinal, y que el estado de ésta influye en los comportamientos y en las emociones que sentimos.

La flora intestinal está formada por billones de bacterias alojadas en nuestro intestino con el fin de que nuestro organismo funcione correctamente. Si esta flora intestinal es insuficiente, o no se encuentra en buen estado, puede ocasionarnos problemas a nivel fisiológico, como, por ejemplo, trastornos digestivos.

No obstante, se ha establecido una estrecha relación entre el estado anímico de las personas y su flora intestinal. Cuando ésta se encuentra en buenas condiciones prevalece el bienestar mental y emocional, por lo que cualquier desequilibrio a nivel intestinal puede conllevar una desestabilización psicoemocional. No hay que olvidar que los problemas gastrointestinales suelen ser un síntoma de que algo ocurre más allá del propio sistema digestivo.

El secreto del bienestar está en el intestino

El intestino está considerado como el segundo cerebro del cuerpo humano. En él se producen la mayoría de las hormonas responsables de los procesos neurológicos del organismo, y contiene millones de células similares a las que posee el cerebro.

Además, las bacterias presentes en el intestino, también conocidas como microbiota intestinal, participan en una serie de procesos que incluyen la desintoxicación, inflamación, producción de neurotransmisores y vitaminas, absorción de nutrientes, o reforzamiento del sistema inmune, entre otros.

La serotonina, producida en su mayor parte en el intestino, se encuentra entre estas hormonas. Se trata de un neurotransmisor que transfiere la sensación de bienestar y de felicidad del intestino al cerebro, y a su vez controla la atención, la cognición, y la memoria, entre otros aspectos.

La serotonina pone de manifiesto la relación entre la salud digestiva y las emociones, lo que explicaría que, en determinadas circunstancias, un cambio en la dieta podría mejorar el estado anímico de las personas.

De este modo, tener una buena salud intestinal implicaría disfrutar de una estabilidad emocional. Para lograrlo es recomendable incorporar a la alimentación probióticos (bacterias beneficiosas para el intestino), y prebióticos (fibras que son fermentadas por las bacterias intestinales).

Complementos alimenticios como la gama de Casenbiotic, que contiene Lactobacillus reuteri Protectis, un lactobacilo que habita de forma natural en el ser humano formando parte de su flora intestinal, es una manera de ayudar a reforzarla.

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

3 ventajas de los tampones probióticos frente a las infecciones vaginales

¿Sufres picor en tu zona íntima? ¿Tienes un flujo inusual? ¿Alguna vez...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *