Consejos para que la ansiedad por los exámenes no afecte a tu aparato digestivo

¡Ya estamos en junio! Mientras unos están ansiosos por la inminente llegada del verano, otros ya están pensando a qué parte del mundo irán en sus vacaciones. Sin embargo, hay un colectivo en la población que ve la llegada de estos días con preocupación y estrés: los universitarios.

Junio es uno de los meses en los que las universidades dan el pistoletazo de salida a los exámenes; lo que suele provocar una situación de estrés y ansiedad en los jóvenes estudiantes, ya que son épocas de mucho estudio en donde otros aspectos como el ocio o el deporte se suelen dejar a un lado. Son muchas las personas que canalizan las situaciones de estrés en el estómago, y es que el proceso digestivo está muy ligado al sistema nervioso central. Cuando una persona está soportando una situación que le genera mucho estrés o ansiedad, ya sea de manera prolongada en el tiempo o de manera puntual, se pueden producir cambios en las contracciones de los músculos digestivos o variaciones en el flujo sanguíneo, viéndose alterado el proceso digestivo.

Es muy importante que, si detectamos una situación de este tipo, pongamos todos los medios posibles para controlarla, o prevenirla. Entre las acciones que podemos llevar a cabo podemos destacar:

  • Realizar ajustes en la dieta: evitar el alcohol, el exceso de azúcar, grasas saturadas, cafeína, etc., y aumentar el consumo de frutas y verduras. Las frutas son una fuente natural de minerales, vitaminas y fibra, muy necesarias para un correcto proceso digestivo. Es aconsejable que, si entra hambre a media mañana o a media tarde, consumas una o varias piezas de fruta y evites bollería industrial.
  • Procurar realizar deporte, al menos, dos o tres veces por semana, ya que nos ayudará a aliviar la ansiedad y, al estimular la liberación de endorfinas, se favorece el tránsito intestinal. Además, al realizar ejercicio físico se favorece la movilidad intestinal, evitando que se produzcan situaciones de estreñimiento.
  • Llevar a cabo prácticas que ayuden a la relajación interior como el yoga o la meditación. Cuando estamos estresados, el sistema digestivo funciona como un “segundo cerebro”, por lo que su correcto funcionamiento se ve alterado. Prácticas que nos ayuden a relajarnos tendrán consecuencias positivas en este aspecto.

 

 

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Guía práctica para dar la bienvenida al otoño

El 23 de septiembre dará comienzo el otoño y con él se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *