¿Cómo Reconocer Si Tu Bebé Sufre el cólico del lactante?

Uno de cada cuatro niños desarrolla el cólico del lactante en sus primeros tres o cuatro meses de vida según la Asociación Española de Pediatría, aunque solo en el 5% de los casos existe una causa orgánica demostrable.

Este trastorno suele aparecer a partir de los 15 días de vida, es frecuente en torno al mes y medio, y desaparece hacia los 5 meses de edad. No obstante, no siempre es fácil distinguirlo de un llanto inconsolable, especialmente para los padres primerizos.

¿Qué síntomas presenta?

Para detectar si estamos ante el cólico del lactante, uno de los métodos más recurrentes es la Regla del tres de Wessel, que hace referencia al profesor de pediatría que describió por primera vez la sintomatología de este problema. De este modo, podemos hablar de cólicos del lactante cuando un bebé sano y bien alimentado padece episodios repetidos de llanto intenso:

  • al menos 3 horas al día
  • 3 días a la semana
  • durante al menos 3 semanas

Suelen tener lugar a última hora de la tarde y durante la noche, pero pueden producirse a cualquier hora o tras las tomas de leche, lo que supone un motivo de confusión para los padres con respecto a su origen.

Además de los síntomas citados anteriormente, existen otros indicios ante los que hay que estar alerta para poder afrontar este trastorno:

  • Llanto de inicio repentino.
  • Encogimiento de piernas repetidamente sobre el abdomen.
  • Vientre algo hinchado.
  • Puños cerrados con fuerza.
  • Enrojecimiento por el esfuerzo.
  • Vuelta al aspecto normal una vez cesado el llanto.
Ante la duda, acude al pediatra

Aunque el cólico del lactante no entraña un riesgo médico directo para los bebés, siempre es preferible acudir a un especialista para descartar otro posible trastorno. El llanto característico del cólico y una exploración física del niño suelen ser suficientes para confirmar el diagnóstico.

Además, es útil registrar el comportamiento del pequeño, anotando en una tabla la hora y el tiempo que duran las tomas, los períodos de sueño-vigilia, y los cuadros de llanto, especificando su duración e intensidad.

Anticípate a perder la paciencia

Los cólicos del lactante, como ya hemos mencionado, no suponen un peligro para los bebés, pero pueden desencadenar situaciones de mucho estrés para padres y cuidadores.

Además de los consejos para apaciguar el desconsuelo de tu bebé que ofrecimos en un post anterior, resulta fundamental mantener la calma y evitar mantener al bebé en brazos durante posibles discusiones provocadas por el cansancio, ya que si en un momento de pérdida de control se agita al niño, esto sí puede provocarle lesiones graves. De hecho, se trata de una reacción más común de la que puede parecer y a la que se conoce como síndrome del bebé sacudido.

Por tanto, si hay momentos en que tanto padres como cuidadores son incapaces de soportar el llanto del bebé, lo mejor es ponerlo en su cuna o cualquier otro lugar seguro, tomarse unos minutos, o pedir ayuda.

Trucos para calmar a tu bebé

No existe una causa clara ni una evidencia médica que demuestre la relación del cólico del lactante con una molestia física o un malestar del intestino o estómago. No obstante, existen algunas fórmulas para aliviar las dolencias de tu bebé. Una de ellas es administrarles probióticos, previa consulta a tu pediatra. Los probióticos son microorganismos vivos beneficiosos para la salud ya que actúan sobre las bacterias intestinales. Lactobacillus reuteri Protectis, presente en productos como Reuteri Gotas, coloniza el tracto digestivo del lactante ayudando a mantener una flora intestinal saludable al desplazar las bacterias productoras de gas.

Coge a tu bebé y abrázalo, cámbiale de postura, dale un baño, o realízale un masaje relajante pero, sobre todo, mantén la calma y transmítesela a tu pequeño. Recuerda que se trata de un trastorno benigno y que en pocas semanas habrá desaparecido.

 

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Salud en pareja: ¿Nos animamos a jugar?

Las parejas que se unen bajo las premisas del amor romántico asumen...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *