Cólicos del lactante: Seguridad ante todo

A la hora de elegir un producto para nuestro bebé las mamás valoramos tres características del producto, que sea efectivofiable pero sobre todo seguro.

 

¿Qué es el cólico del lactante?

Nuestra máxima es proteger a nuestro hijo y más cuando este solo tiene unos meses de vida. Te contamos que el cólico del lactante se suele producir durante el primer trimestre de vida, este se caracteriza por episodios de llanto agudo que parece inexplicable y que altera un bebé que parece sano y tranquilo durante el resto del tiempo.

El cólico se inicia generalmente después de las tomas y es más frecuente durante la tarde o noche. Se estima que puede durar al menos 3 horas al día.

Estos episodios aparecen a partir de la primera semana de vida y probablemente se alargan durante los primeros 3 meses de vida con una frecuencia diaria. Pueden acompañarse de movimientos de flexión de las piernas sobre el abdomen, flexión de brazos, apretar los puños, muecas diversas, irritabilidad general y emisión de gas intestinal. El lactante suele consolarse si le cogemos en brazos, a no ser que se le haya dejado llorar durante mucho rato.

¿Cuál es la causa del cólico del lactante?

El cólico del lactante es un trastorno muy frecuente (hasta el 30% de lactantes lo pueden padecer) de causa desconocida, aunque hay muchos factores que pueden estar implicados en su aparición.

En algunos casos, el llanto está producido por causas digestivas, por ejemplo la intolerancia a las proteínas de la leche que toma el niño (si toma biberón —la leche está adaptada a partir de la leche de vaca—) o porque la madre ingiere excesivos productos lácteos (si las tomas son del pecho).

Pero en la mayoría de ocasiones existe un aumento en la producción de gas intestinal o una incapacidad para su correcta eliminación. También puede deberse a una mala técnica de alimentación, en la que el lactante traga demasiado aire, más el hecho de que pasa muchas horas en posición horizontal en la cuna. Se cree que los cólicos podrían estar causados por una disbiosis: desequilibrio de la microbiota en el que hay aumento de las bacterias que producen gas e inflamación intestinal.

Muchas mamás, sobre todo con nuestro primer bebé, tenemos miedo de no dar correctamente el pecho a nuestro pequeño. De hecho el 25% de las madres temen que sus hijos sufran cólicos del lactante.

Por increíble que te parezca, tu situación es igual en casi todos los hogares de mamás primerizas. A la mayoría nos inquieta pensar que nuestro bebé pueda sufrir algún problema de salud. Por eso debes tomar nota de estos consejos.

Te damos 5 tips “anti-miedo”para que pongas en práctica…

Comprueba que tu bebé no está hambriento o demasiado lleno.

Intenta que coma a gusto y se coja bien al pecho o a la tetina del biberón. A veces, el lactante no come a gusto por varias causas, entre las que destacan las siguientes:

  • El pezón es muy pequeño.
  • El lactante chupa sólo del pezón y no del pezón y la areola.
  • Las pezoneras están mal adaptadas.
  • El uso de biberones con válvulas, biberones con agujeros demasiado pequeños o grandes.

Levántalo y cógelo en brazos. Hay varios factores que pueden incomodar al lactante, entre los cuales destacan:

  • Ropa demasiado apretada.
  • El exceso (calor) o falta de ropa de abrigo (frío).
  • Falta o exceso de contacto con los padres.

Levántalo y cógelo en brazos. Ten presente que el lactante no se acostumbrará: no lo “malcriaremos” por tenerlo en brazos a menudo durante los primeros 3 ó 4 meses.

No le des de comer cada vez que llora :el hecho de estar hambriento no es la única razón del llanto. Al estómago le cuesta más de 2 horas vaciarse.

Este consejo va para las mamás cafeteras… Si le das el pecho, no tomes mucho café, té o bebidas con cafeína ni otros estimulantes.

Nos encantaría saber si te funcionan nuestros tips. Cuéntanos tus trucos, sugerencias, recomendaciones.

 маркетинговый внешнийбыстрые ссылки в директеnewsexpress.ru

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

La Flora Intestinal Influye En Nuestro Estado De Ánimo

La flora intestinal no sólo afecta a nuestra salud física sino también...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *