Claves para tratar las infecciones gastrointestinales en verano

El verano ya está aquí y, aunque es una época muy esperada y deseada, lo cierto es que las altas temperaturas y el clima tan cálido que trae consigo pueden repercutir negativamente en nuestra salud; sobre todo en lo que a asuntos gastrointestinales se refiere. Durante la época estival se produce un mayor número de casos relacionados con la gastroenteritis, siendo los niños y los ancianos los más propensos a padecerla.

Esto es así porque con las altas temperaturas fomentan el desarrollo de algunos gérmenes como la Salmonella o el Estafilococo. Además, durante los meses de calor es más fácil que se rompa la cadena del frío o que se estropeen los alimentos que deben estar refrigerados, etc.  Todo esto puede provocar que ingiramos los alimentos en mal estado, produciéndose los episodios de gastroenteritis.

Síntomas y tratamiento de la gastroenteritis

La gastroenteritis es una inflamación de las mucosas del estómago y del intestino que se produce a causa de una infección. Por norma general los síntomas suelen durar entre 1 y 3 días, aunque de forma excepcional pueden durar unos días más. Entre los diversos síntomas que produce podemos destacar: náuseas, mareos, pérdida de apetito, deshidratación, diarrea, dolor de cabeza, etc.

En lo que respecta al tratamiento, es muy importante descansar y beber una abundante cantidad de agua; ya que la deshidratación es un síntoma característico de esta enfermedad. En este punto hay que destacar que es conveniente ingerir el agua de forma regular, poco a poco, y evitar las bebidas que contengan algún tipo de gas. A la hora de hablar de la comida, una vez que hayamos superado la fase de inapetencia, es necesario que evitemos tanto las comidas pesadas y muy grasientas, como los alimentos con leche y los fritos. Se deberá seguir una dieta blanda con preferencia por los alimentos astringentes: arroz blanco, cereales, verduras, pescado blanco, etc.

Los alimentos deberán servirse hervidos y sin ningún tipo de aliño, al menos durante los primeros días. Una vez que nos vayamos encontrando mejor podemos ir incluyendo a nuestra dieta alimentos como el pollo. Además de esto, actualmente existen una serie de productos que incluyen probióticos, organismos vivos que se encuentran de forma natural en nuestra flora intestinal y que ayudan a regularla. Productos que son recomendables en estas situaciones, ya que contribuyen a que se restablezca el correcto equilibrio de nuestra flora intestinal.

 

 

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Bi-OralSuero Baby

Bi-OralSuero Baby está destinado a aportar sales minerales y Lactobacillus a los niños pequeños que...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *