¿Por qué se utiliza un lazo rosa en el Día del Cáncer de Mama?

Como cada año, el día 19 de octubre se celebra el Día del Cáncer de Mama. A lo largo de la jornada son muchas las acciones, tanto públicas como privadas, que buscan dar su apoyo frente a la lucha contra esta enfermedad.

Tal y como afirman desde la Asociación Española Contra el Cáncer, “en España se diagnostican alrededor de 25.000 nuevos cánceres de mama al año”. Es decir, teniendo en cuenta estos datos, una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida. Con la finalidad de concienciar acerca de los controles periódicos que se deben realizar las mujeres para prevenir esta enfermedad, además de como símbolo de apoyo, por estas fechas las ciudades se llenan del ya conocido como lazo rosa, símbolo identificativo a nivel internacional del cáncer de mama.

‘Race for the cure’ y la Fundación Susan G. Komen

Si bien es cierto que el lazo cruzado se emplea como símbolo de apoyo para multitud de causas, no fue hasta los años 90 que empezó a nacer el conocido como “lazo rosa” y su relación con el cáncer de mama.

En los años 90 tenía lugar una carrera en la ciudad de Nueva York (“Race for the cure”), en la que la Fundación Susan G. Komen regaló a las participantes que habían superado un cáncer de mama gorras de color rosa. Al año siguiente este hecho se repitió, pero, en vez de con gorras, lo que ofrecieron fueron lazos de color rosa. Aunque este fue el inicio del uso del lazo rosa, realmente no tendría una gran repercusión hasta tiempo después.

El lazo como símbolo identificativo

Es importante destacar que por esta época el lazo se convirtió en un elemento conocido a nivel social, ya que los activistas que luchaban por la causa del VIH los habían popularizado, pero con el color rojo, representativo de la pasión.  Aparte de esto, durante unos premios Tony, el actor Jeremy Irons fue fotografiado vistiendo un lazo rojo, acción que ayudó a darlo a conocer. Además de esto, el año 1992 fue declarado como el año del lazo por el periódico The New York Times.

Gracias a todo esto, el camino ya se estaba empezando. En el año 1992, Alexandra Penney, artista y periodista estadounidense, y Evelyn Lauder, empresaria que llegó a ser vicepresidente de la marca de cosméticos Estée Lauder, estaban trabajando en la segunda edición anual de la Concienciación sobre el Cáncer de Mama. Entre ambas pensaron en hacer lazos, todavía sin color definido, y que estos fueran distribuidos por la famosa compañía de cosméticos con el objetivo de concienciar acerca del cáncer de mama.

Paralelamente a esto, Charlotte Haley, una mujer de 68 años que había sobrevivido a un cáncer de mama, luchaba para concienciar a la sociedad y, sobre todo, a sus legisladores para que destinasen más presupuesto al Instituto Nacional del Cáncer. Para ello vendía lazos de color melocotón que iban acompañados de una tarjeta que rezaba el siguiente texto: “El presupuesto anual del instituto nacional del cáncer es de 1,8 billones de dólares estadounidenses y solamente el 5% está destinado para la prevención del cáncer. Ayúdanos a despertar a nuestros legisladores y a los Estados Unidos, usando este lazo”.

Alexandra Penney y Evelyn Lauder quisieron trabajar con Charlotte Haley, pero ella rechazó la colaboración que le proponían por considerarla excesivamente comercial. Tras varias propuestas, decidieron que el color elegido para el lazo sería el rosa y que éste se convertiría en un símbolo internacional de la concienciación del cáncer de mama. Finalmente, Esteé Lauder logró distribuir hasta un millón y media de lazos.

Y así, el lazo rosa se convirtió en el símbolo internacional usado por personas, compañías y organizaciones que se comprometen a crear conciencia sobre el cáncer de mama.

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Guía práctica para dar la bienvenida al otoño

El 23 de septiembre dará comienzo el otoño y con él se...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *