Mantener una correcta higiene íntima es vital para evitar infecciones vaginales

En el caso de las mujeres, las infecciones vaginales son un motivo recurrente de consulta al personal sanitario. La candidiasis es provocada por el hongo Candida albicans, un hongo que tenemos todos en nuestro organismo, pero que, por norma habitual, se mantiene en equilibrio. Cuando dicho equilibrio se rompe es cuando se produce un episodio de candidiasis.

Según la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia: “Se estima que 75% de las mujeres experimenta una crisis de candidiasis vulvovaginal durante su vida”. Mientras que “casi el 45% de las mujeres tendrá dos o más crisis por año”.

Causas de la candidiasis vulvovaginal

Entre los posibles motivos que derivan en un caso de candidiasis vulvovaginal habría que destacar:

  • Como consecuencia de un debilitamiento de la flora vaginal ante un tratamiento antibiótico médico. Nuestra flora está formada por una serie de microorganismos beneficiosos, lactobacilos, que se encargan de protegernos frente a los microorganismos dañinos. Sin embargo, cuando el número de lactobacilos desaparece o se reduce, se rompe el equilibrio natural provocándose las infecciones.
  • Haber mantenido relaciones sexuales sin la protección adecuada. Aunque no es una situación habitual, ya que para que se produzca transmisión es necesario que la otra persona esté contagiada.
  • Existe una mayor predisposición en las mujeres embarazadas, debido a la alteración de hormonas características del momento; y en mujeres diabéticas, debido al exceso de glucosa en sangre.
Hábitos que previenen la aparición de infecciones

Hay una serie de comportamientos de nuestro día a día que podemos cambiar para prevenir el desarrollo de este tipo de infecciones:

  • A la hora de ducharnos, se recomienda usar un gel que cuente con un pH neutro. Es importante que las mujeres no realicen lavados vaginales internos, ya que pueden alterar el equilibrio de la flora vaginal. Se debe lavar la parte externa de la zona íntima femenina, pero no la interna.
  • Intenta emplear ropa de algodón y evita que sea ropa excesivamente ajustada, sobre todo para aquella que estará en contacto con tus zonas íntimas. Los motivos principales son que este tipo de tejido protege de la humedad y permite una mayor ventilación.
  • En el momento de la menstruación se deben cambiar las compresas con regularidad y mantener una adecuada higiene íntima. Además, en la actualidad existen opciones como Muvagyn®, un tampón que permite el uso de probióticos vaginales durante la regla. Muvagyn® cuenta en su interior con lactobacilos, un género de bacterias que ayudan a restablecer la flora vaginal, además de reducir las molestias ocasionadas por las infecciones vaginales.
Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Dieta con gluten ¿si o no?

Últimamente son muchos los que se han apuntado a la dieta sin...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *