Los peligros de las duchas vaginales

Tomar una ducha diaria además de mantenernos limpios aporta beneficios para nuestra salud. Pero hay que recordar que existen partes de nuestro cuerpo que no necesitan asearse cada día ya que se autoregulan.

Muchas mujeres realizan duchas vaginales con ánimo de sentirse más limpias o de eliminar el olor de su zona genital. Un hábito perjudicial para la salud ya que interfiere en el equilibrio de laflora vaginal cambiando su pH. La zona íntima debe lavarse de manera superficial con geles libres de sulfatos, perfumes y agentes irritantes.

Hay que evitar hacer un lavado interno o ducha vaginal. Tan sólo debemos centrarnos en lavar la vulva, los labios y el clítoris. Como decíamos, el interior de la vagina se autoregula con el moco cervical, encargado de que la vagina se limpie por si sola, de forma natural.

Te recordamos que ningún ginecólogo recomienda las duchas vaginales. El motivo es muy sencillo: al lavarte en exceso la zona íntima, y sobre todo con los productos inadecuados, lo único que estás haciendo es cambiar el pH vaginal. Eso, lejos de ayudarte a evitar infecciones, o malos olores, te hace más propensa a padecerlos.

Una infección vaginal siempre viene acompañada de picor, escozor, flujo inusual, malestar… síntomas que demuestran que la microbiota vaginal esta alterada.

Para equilibrar de nuevo el pH de la flora vaginal lo primero que hay que hacer es acudir al ginecólogo para que valore la zona afectada y describa un diagnóstico.

Para recuperarte o evitar las infecciones vaginales es muy recomendable el uso de probióticos vaginales, que ayudan en el tratamiento y prevención de infecciones vaginales como pueden ser lacandidiasis y la vaginosis bacteriana porque los lactobacilos mantienen bajos los niveles de pH y protegen el entorno vaginal, evitando el desequilibrio y la posible aparición de infecciones vaginales.

Existen diferentes formas farmacéuticas en el mercado pero lo que recomiendan las Sociedades Médicas es la vía vaginal en formato cápsula o tampón probiótico, en estos últimos tan novedosos, loslactobacilos se encuentran dentro del tampón protegidos por una sustancia portadora y son liberados solo a temperatura corporal y con la humedad del flujo menstrual. Una vez liberado se adhiere a la pared vaginal colonizándola, lo cual disminuye las recurrencias, así como las molestias vaginales. La posología recomendada si escoges formato cápsula o tampón deberás repetirla 3 meses consecutivos para mantener una flora vaginal saludable y evitar recaídas.

Seguro que ahora no tienes dudas sobre las ventajas y desventajas de las duchas vaginales. La recomendación es no hacerlo, puesto que tener olor vaginal es normal y con un jabón suave y agua es suficiente para mantenerla limpia. Sin embargo, si llegaras a sentir un olor muy intenso, visita a tu ginecólogo porque puede tratarse de alguna infección a la que debes prestarle atención.копирайтером заработокпродажапродвижение в гугл

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Silvia Marsó: “Lo que queremos es que los personajes femeninos no estén siempre al servicio de los personajes masculinos”

Compartimos la tercera parte de esta conversación que tuvimos con Silvia Marsó,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *