Infecciones vaginales con diabetes

El control de los índices glucémicos es primordial cuando hablamos de diabetes. Si a este hecho le añadimos que somos mujeres, el interés aumenta.

Esta enfermedad metabólica produce un exceso de glucosa en la sangre que favorece el desarrollo desproporcionado de las levaduras que habitan en nuestra flora vaginal. Por lo que las mujeres con diabetes son más propensas a desarrollar infecciones vaginales.

Un ambiente con alto contenido de azúcar disminuye la actividad de las células del sistema inmunitario en los tejidos, los cuales tienen un papel fundamental en el control de las infecciones, y en las mucosas altera el pH de la vagina favoreciendo el crecimiento descontrolado del hongo Candida albicans, que da paso a la molesta candidiasis.

Más del 90%* de las vulvo-vaginitis pertenecen a alguna de las tres entidades clínicas siguientes: vaginosis bacteriana (40-50%), candidiasis (20-25%) y trichomoniasis (15-20%).

 

¿CUÁL ES EL MOMENTO DE MAYOR RIESGO?

En los días previos a la menstruación, la acidez vaginal (responsable de mantener a raya a los hongos y las bacterias) disminuye, haciéndonos más vulnerables a infecciones vaginales, especialmente a las diabéticas.

Seguir unas pautas de prevención pueden ayudarnos a evitar las infecciones vaginales.

 

¿CÓMO LO PREVENGO?

  • Controla de forma estricta tus niveles de glucosa en sangre.
  • Realiza una alimentación saludable.
  • Utiliza un jabón libre de tóxicos.
  • Seca muy bien la zona con una toalla de algodón.
  • Utiliza ropa interior de algodón, evita los tejidos sintéticos.
  • No realices duchas vaginales.
  • Evita la ropa demasiado ajustada.
  • No permanezcas con la ropa mojada (tras el baño o el ejercicio).
  • Utiliza probióticos vaginales.

 

¿CÓMO NOS AYUDAN LOS PROBIÓTICOS VAGINALES?

Los probióticos son microorganismos vivos que, administrados adecuadamente, son capaces de mejorar la salud de las personas.

Existen dos tipos, la versión tampón y la cápsula vaginal. En ambos casos nos ayudarán a mantener el equilibrio en el pH de la zona vaginal. Estos microorganismos vivos colonizan la vagina reequilibran la flora vaginal y actúan como mecanismos de defensa natural evitando el crecimiento excesivo de gérmenes que causan las infecciones vaginales como la candidiasis o la vaginosis bacteriana.

Su uso mantiene la microbiota vaginal sana y, además, reducen las molestias vaginales asociadas a infecciones tales como picor, escozor, irritación, olor desagradable, flujo vaginal inusual.

Los podrás llevar cómodamente en el bolso o en tu neceser de viaje. Una alternativa cómoda y discreta para cuidar nuestra zona íntima.продвижение цмсkh.vgorodeangel.co

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Una decisión de PESO

A la vuelta del verano de 2012 toque fondo, después de unas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *