Alteración de la flora intestinal: consecuencias y causas que la provocan

Todos hemos oído alguna vez hablar de la flora intestinal, de la importancia de su cuidado y, seguramente, hemos sufrido las consecuencias de que ésta se haya visto alterada: diarreas, flatulencias anormales, hinchazón abdominal, etc.

Sin embargo, ¿sabemos realmente qué es la flora intestinal? Cuando nos referimos a este concepto, estamos haciendo referencia a los más de 100 millones de microorganismos que habitan en nuestro intestino y que nos ayudan en el proceso digestivo. La cantidad de microorganismos de nuestro aparato va variando según la zona de éste en la que nos encontremos: en el estómago, debido al jugo gástrico, el número de microorganismos es menor que los que se localizan en el colón.

La principal función de estas bacterias es ayudar a la digestión y, a pesar de que en su gran mayoría son beneficiosas para la salud, también los hay que son dañinos para el organismo humano. Lo habitual es que en un cuerpo sano el número de bacterias beneficiosas sea mucho mayor que las dañinas, pero cuando este equilibrio se modifica, lo que ocasiona es una alteración de la flora intestinal habitual.

¿Qué síntomas delatan la alteración de la flora intestinal?

Entre los síntomas que deben hacer sospechar acerca de la alteración de la flora intestinal hay que distinguir:

  • Se puede producir o diarrea o estreñimiento
  • Gases anormales, tanto flatulencias como eructos
  • Malestar general
  • Hinchazón de la zona del estómago
  • Síntomas de color irritable
  • Problemas digestivos e intolerancias alimentarias
  • Debilitamiento de nuestro sistema inmune
¿Cómo se provoca una alteración de la flora intestinal?

Es conveniente destacar que hay varios motivos que pueden llevar a que esto se produzca, aunque hay algunos que podemos evitar con las precauciones adecuadas.

-Dietas incompletas: sobre todo aquellas que son escasas en fibra y en las que hay un abuso del consumo de carnes. El consumo de vegetales, frutas, legumbres, frutos secos…, puede ayudarnos a prevenir esto.

-Ingesta de medicamentos tales como los antibióticos, ya que afectan a las bacterias.

-Hábitos poco saludables: sedentarismo, consumo de alcohol, tabaco, etc.

– Es una consecuencia del propio envejecimiento

Por otro lado, en el caso de que suframos una alteración de la flora intestinal, los probióticos son una buena elección para compensar ese desequilibrio. Se trata de organismos vivos que son muy beneficiosos para la salud y que se encuentran, en su mayoría, en el intestino. En la actualidad podemos encontrar complementos alimenticios como Casen Biotic, con Lactobacillus Reuteri Protectis, un lactobacilo que habita de forma natural en el ser humano formando parte de su flora intestinal ayudando a reforzarla.

 

Escrito por
Más de Soy Mujer MEB

Cómo ser una súper mamá

La clave reside en lograr conciliar trabajo y familia. Para conseguirlo, sigue...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *